viernes, 5 de marzo de 2010

DE CRISPACIONES, CONSENSOS E INTERESES CORPORATIVOS

(Publicado en Facebook el 23 de febrero de 2010)

Crispación. Cuestiones de formas. Malos modales. Deterioro de la institucionalidad. Falta de comportamiento republicano. Avasallamiento de las instituciones. Estos son solo unos pocos conceptos que integran el "rosario" de reclamos, críticas, cuestionamientos y objeciones de buena parte de la oposición política, nucleada básicamente en el denominado Peronismo Anti K, lo que queda de la Coalición Cívica y el radicalismo, además del Pro y del sainete político mediático que comanda De Narváez. Por supuesto, los 4 Grandes del Buen Humor o Los Jinetes del Apocalipsis (léase Mesa de Enlace Agropecuaria) no quedan fuera de esta lista.

A los ojos de un desprevenido o de un oportunista, tales reclamos parecieran tener asidero en la necesidad de mantener ciertos caracteres esenciales en la vida democrática de un país. Formalidades que muchas veces sirven solo para mantener sin variantes lo que, vulgarmente, podemos denominar como "status quo".

Sin embargo, cuando ponemos en contexto las bocas de quienes profieren esas críticas, encontramos que guardaron un "saludable" silencio (por aquello de que "El Silencio es Salud", impulsado por un intendente justicialista a mediados de los 70 y elevado después a la categoría de razón de estado por la dictadura militar de Videla y Cía) cuando eran otros los que realmente cometían tropelías y, para peor, de mayor cuantía.

¿Imaginan Uds. a tales personajes reclamando por el quiebre del orden constitucional en 1976, por la destrucción de la industria argentina, por la evasión de capitales a través del endeudamiento y vaciamiento de las empresas públicas, por los desaparecidos, las persecuciones y centros de tortura, por la liquidación del patrimonio del estado al mejor postor, por la eliminación de un plumazo y a favor de los bancos del sistema público de jubilaciones? La lista puede seguir y dejo a Uds. la tarea de completarla.

Pero lo cierto es que no hay dato certero que pueda demostrar que algunos de los personajes que forman el denominado "arco opositor" hayan manifestado sus preocupaciones por algunos de los hechos antes mencionados. Hoy en cambio, los escuchamos alarmados, preocupados, obsesionados por temas que antaño les preocupaban muy poco.

En el marco de sus vocinglerías mediáticas cotidianas, surgen algunas manifestaciones mediante las cuales pretenden convocar a la concordia, el diálogo, la mesura, el consenso. Sobre todo en estos días en que debe reconstituirse el armado del Congreso que dejará al oficialismo sin su mayoría y sin la titularidad de numerosas comisiones clave en ambas cámaras. Da la sensación de que pretenden presentarse ante la sociedad como los moderadores de un "estado de crispación" provocado por los manejos erráticos del oficialismo.

El senador nacional, economista y politólogo Eric Calcagno escribió hace pocos días en el diario Miradas al Sur una columna de opinión titulada "El Discreto encanto del Consenso". Les dejo aquí el link para leerla: http://www.elargentino.com/nota-78925-El-discreto-encanto-del-consenso.html.
Plantea una mirada diferente para entender los verdaderos motivos que tienen tales personajes para levantar ahora la bandera de la concordia, cuando no trepidaron, hace casi dos años, en proponer derribar a un gobierno democráticamente electo por el pueblo, para evitar que se afectaran sus intereses.

Los invito a leerla y a dejar aqui sus comentarios para enriquecernos mutuamente, porque la realidad no es solo aquello que vemos de manera cotidiana a traves de los medios ni se construye únicamente con nuestros puntos de vista. Vale la pena la discusión y la polémica abierta para tratar de comprender mejor el momento histórico y político que vive la Argentina por estos días.

Abrazos para todos